10 de enero de 2018 EN LAS NUBES Curiosidad humanística (dos y fin)

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

10 de enero de 2018
	EN LAS NUBES 
	Curiosidad humanística  (dos y fin)

Periodismo

Enero 10, 2018 18:49 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo, afirma: › Portal Mexiquense.com.mx

1,349 vistas



Seguir la charla con un erudito, como lo es y reconocemos, Calderón Ramírez de Aguilar, nos lleva hacia la mitad del siglo XVI en donde un médico parisiense Guillermo Baillón, descubrió por primera vez la tosferina y el reumatismo.
En la misma época un profesor italiano llamado Silvio descubrió las venas y arterias del cerebro. Un canónigo de Módena Gabriel Falopio describió los tímpanos auriculares, los huesos esfenoides, los ovarios, la vagina y la placenta, los ligamentos circulares y muchos nervios.
Su discípulo Fabricio de Acquapuente reconoció las válvulas de las venas, y facilitó el descubrimiento de la circulación de la sangre.
Con todo esto, el hombre que sabía con admirable precisión científica el maravilloso mecanismo del corazón y la distribución de la sangre a través del bombeo del corazón por todo el cuerpo, las arterias y las venas, no conoció los capilares.
Fue el estudiante Ingles Guillermo Harvey que escribió en su libro imperecedero: Excercitatio anatómica de motu cordis et sanguinis in animalibus, (hay un cráter lunar que lleva su nombre). Adelanto el conocimiento del ovulo humano que visto hasta el año1827 por Bauer. Galileo había ya imaginado combinar lentes para formar el telescopio y como consecuencia se derivaba que podían usarse lentes combinadas que hacían el microscopio. Sus visiones y amplificaciones no eran muy claras.
Sin embargo con ellas consiguió Marcelo Malpighi, después de la muerte de Harvey, su libro, -Motu Cordis- y cuatro años después su otro libro -De Pulmonibus- en el que describió por primera vez el pasos de la sangre de las arterias a las venas a través de los vasos capilares. Esto se describió de una observación que hizo en el pulmón de la rana en donde los capilares son muy grandes. Todavía se dio el lujo de publicar un libro más titulado, De formatione pulli in ovo.
Sanctorius un profesor de Padua fue el primero que intento medir las variaciones de la temperatura del cuerpo humano a principios del siglo XVI. Pero los termómetros de la época no contaban con decimas ni casi grados. Por ello puede presumirse que Sanctorius estableció los principios de la moderna ciencia del metabolismo o nutrición y secreción. ! Que humilde comienzo ¡
Hasta esta época empiezan los holandeses a interesarse por los estudios biológicos.
Sin títulos ni educación escolástica Antonio van Leeuwenhoek confirmo las observaciones de Malpighi en los vasos capilares del sistema circulatorio.
Otro holandés Swmmerdam se especializo en el estudio de los nervios y refuto la vieja idea de que los nervios transmitían un fluido o líquido nervioso análogo a la sangre de las venas.
La cirugía avanzo al máximo y el gran Ambrosio Paré, médico militar francés hace aportes importantes en la cirugía de los campos de batalla. Sin embargo encontró grandes detractores desde luego por envidia ya que sus descubrimientos demostraron su valía y certeza con el tiempo.
Por lo que toca a la medicina interna el siglo XVI y XVII fue contra el mal de Nápoles, la sífilis o quizá lo que se llamaba lepra en el oriente. El primero en llamarla sífilis fue Francastoro además describió el tifus.
La medicina no podía progresar mientras la química quedara retrasada y en esta ciencia perduraban las supersticiones medievales de la piedra filosofal y la alquimia.
El primero en dar una orientación moderna a la química fue el Ingles Roberto Boyle y empezó a ser una verdadera ciencia independiente con categoría como las demás.
Lo maravilloso y hermoso de todo es que no existe ni existirá una ciencia única. El conjunto de todas sirve para ayudar en el particular y en el general a las demás: La física apoya a la química, la química a la matemática y a la física y así sucesivamente sucede con todas las ciencias.
No nos queda más que decir estudiemos. Conozcamos. Comprendamos. Analicemos.
Juguemos con todas la ciencias y construyamos si tenemos la inteligencia suficiente un mundo mejor para vivir.

craveloygalindo@gmail.com

Ver más