Dólar débil o peso fuerte

OPINIÓN | José García Sánchez

Dólar débil o peso fuerte

Postigo

1

4,250 vistas

Abril 11, 2019 23:50 hrs.

José García Sánchez › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Es necesario recalcarlo ahora que el dólar está débil. Que no es lo mismo que el peso esté fuerte: Su fluctuación respecto al dólar, ahora es más barata para los mexicanos, no se debe a que haya confianza en la política de Andrés Manuel López Obrador.



Tampoco cuando el dólar estaba alto en relación con el peso era síntoma de desconfianza hacia la 4T. Ahora, desde la frialdad que ofrece la perspectiva del tiempo, nos damos cuenta del absurdo mal intencionado e impune que reiteradamente algunos medios insistían en difundir.



La notica se dio ahora a conocer así: ’El peso mexicano se apreciaba este miércoles por sexta sesión consecutiva impulsado por un debilitamiento generalizado del dólar’. Anteriormente se daba la noticia del fortalecimiento del dólar de la siguiente manera: ’El peso y la bolsa de México cayeron el martes en línea con otros mercados tras un desplome de los precios del petróleo, mientras persiste la incertidumbre sobre las acciones del gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, y de su partido en el Congreso’.



No hay empresario que saque su capital o se lleve su compañía a otro país por cuestiones ideológicas, son empresarios no activistas. Buscan ganancia por su inversión no se dedican a especular. Lo mismo sucede con la ficticia salida de capitales que ahora aseguran algunos que se estaba realizando en grandes dimensiones, como si estas operaciones fueran tan fáciles de realizar y tan evidentes como para hacerlas públicas.



Pero la oposición busca sus cinco minutos de fama en los medios resentidos y se desborda haciendo mucho daño a una clase media poco informada e individualizada.



La compenetración del mercado internacional mantiene tan estiradas sus ligas comerciales, aún después del neoliberalismo y la nostalgia del libre mercado, que cerrar una empresa o cambiarla de país no es una actividad común ni conveniente en este momento. Esto sucedía cuando las empresas transnacionales eran prácticamente carpas o bodegones que se asentaban en los países con mano de obra barata y podían cerrar en cualquier momento. Un ejemplo claro son las maquilas que prácticamente no invertían en infraestructura, creando condiciones inhumanas de trabajo.



Ahora no es tan fácil ni tan rápido, pero quienes viven en el pasado y quieren que la población perciba ese añejo tufo a economía del siglo pasado persisten en que la gente vea con esos anteojos antiguos la realidad económica de México.



Cuando el dólar estaba fuerte, algunos medios daban a conocer el precio de compra ante el peso sin dar información sobre el cambiante precio de venta, sea tal suerte que la parte más alta de la fluctuación al difundirse sin su contraparte, intentaba desgastar la política nacional.



Ahora, luego de cinco meses de gobierno las casas de cambio tienen mucha clientela conformada por quienes consideraron que el dólar subiría hasta 50 pesos por dólar, ’por la desconfianza’ que provocaba López Obrador al frente del gobierno.



Algunos miembros de la clase media que querían preservar sus ahorros porque consideraba que los bancos serían expropiados y los ahorros de los mexicanos utilizados para calmar la hambruna, ahora venden sus dólares antes de que le pierdan más dinero a su patrimonio.



Los lugares donde se cambia moneda extranjera se ven abarrotadas porque la protección de su dinero o la ganancia que esperaban, motivados por los ’analistas’ financieros de la televisión comercial, fue sólo ficción, pero, sobre todo, parte de una guerra sucia que todavía no se atreven a decir su nombre.


VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor