José García Sánchez | diarioalmomento.com

Postigo

La vecindad del PAN

José García Sánchez

La vecindad del PAN
Junio 09, 2019 22:55 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

Cuando se pensaba que el único delirante en el PAN era su líder nacional, surge de entre el humo de la batalla perdida otro que pareciera pensar que todavía dirige un partido político: Andrés Atayde Rubiolo.


Andrés y Marko parecieran haber perdido la razón. Ambos creen tener fuerza política social dentro o fuera de su partido. No es así.


El primero cuestiona que Claudia Sheinbaum viaje en fin de semana a algún lugar a cumplir con un compromiso partidista, social, nacionalista o simplemente porque se le pega la gana y argumenta que debe estar trabajando, como si en el PAN de la Ciudad de México trabajaran por lo menos ocho horas de lunes a viernes.


El otro, un imberbe burócrata que pareciera rondar por los medios con camisa de fuerza diciendo que su partido es el contrapeso político de oposición, desconoce que mucho de lo malo que le sucede a su partido es su responsabilidad.


Atayde, critica que la jefa del Gobierno capitalino, ’actúe como regenta’ al apoyar totalmente al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en lugar de trabajar en sus ocupaciones, por el simple hecho de viajar a Tijuana a un acto de demostración de fuerza y en agradecimiento al apoyo de los verdaderos mexicanos contra la imposición de aranceles.


Por extraño que parezca, los panistas no ocultan su júbilo ante la amenaza, que se superó afortunadamente, de imponer aranceles a los productos mexicanos. La frustración llegó de nuevo a sus vidas al ver que hubo acuerdo.


Los merolicos decían en las calles que ’Hay gente que quema su casa para ver arder la del vecino’ y esta parece ser la esencia del programa de acción del PAN. Su única consigna y su mayor alegoría ideológica.


Como se trataba de una marcha por la dignidad, los líderes panistas se hicieron bolas ante el desconocimiento del vocablo, y la perorata del líder de ese partido en la Ciudad de México asemeja a la de un pelito de vecindad al decir: ’antepone los intereses políticos a los ciudadanos’ pese a que ’la Ciudad de México, vive una de sus peores crisis de seguridad, con 155 homicidios dolosos tan solo en mayo y los feminicidios se triplicaron’.


Es decir, quiere que la jefa de gobierno se convierta en policía o que vigile las calles los fines de semana, luego de que gran parte de esa inseguridad no surge de la noche a la mañana, se desarrolla conforme la sociedad que dejaron sus correligionarios fue degradándose poco a poco hasta llegar al momento que se padece.


Los panistas han adoptado un discurso de pleito de barrio. De pandilla que no tiene sustento en la realidad y anticipan victorias cuando en realidad les representan derrotas.


Pero como la línea es descalificar, para los panistas todo es válido y se intenta tomar argumento de donde la falta de lógica supera el resentimiento eterno. El PAN ve todo como quiere verlo, y las críticas sobre la defensa del país muestran más patología que razón: ’debe hacerse con inteligencia, con dignidad, a través de la diplomacia y no a través de mítines estériles y sin sentido que sólo buscan generar una cortina de humo ante la crisis migratoria y los nulos resultados de la delegación mexicana en la negociación para evitar el cobro de aranceles’.


Sin embargo, esos nulos resultados tuvieron frutos. Como siempre cantaron victoria antes de sentir la derrota, porque para ellos el hecho de que no se hayan impuesto aranceles a los productos mexicanos es una derrota más. Lamentable.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor