Roberto Vizcaíno | guerrerohabla.com

Tras la puerta del poder

Ya salió revocación de mandato y ley de ingresos

Roberto Vizcaíno

Ya salió revocación de mandato y ley de ingresos

9,501 vistas

Octubre 28, 2019 17:32 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Roberto Vizcaíno › guerrerohabla.com

Viene uso de marihuana, reforma anti-outsourcing y la reforma al Poder Judicial
Sin duda la 64 Legislatura –Senado y Diputados- será recordada en la historia cameral por haber rediseñado a fondo el Estado mexicano.

Al cumplir su primer año, esta legislatura lleva ya 8 reformas constitucionales –dos de gran calado: la educativa y la laboral-; 10 nuevas Leyes, 74 reformas a otras tantas, 73 nombramientos y 42 ratificaciones de embajadores y cónsules de México en el mundo.

En estos primeros 13 meses se ha hecho costumbre que los partidos minoritarios –PAN, PRI, PRD y MC-, hagan valer su número en votaciones constitucionales que requieren de las dos terceras partes en el Senado y la Cámara de Diputados, para obtener modificaciones a reformas esenciales planteadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una fue la creación de la Guardia Nacional y otra votada recientemente, la de revocación de Mandato y Consulta Popular.

Apenas hace algunas horas, las 10 modificaciones a la Ley de Ingresos dejó en claro que el grupo mayoritario, Morena en el Senado, se sume al bloque opositor para cambiar radicalmente el dictamen aprobado por los diputados para así reorientar la política no solo recaudatoria, sino de gasto.

Hoy la decisión de modificar este Presupuesto, dejó contra la pared sobre todo a la mayoría de Morena en San Lázaro que bien puede restituir lo que quitaron o modificaron los senadores, pero con un alto costo de reprobación ciudadana.

Dentro de esta rápida y vertiginosa historia legislativa destacará en la crónica parlamentaria la capacidad de diálogo incluyente, de reconocer ’al otro’ y de construir acuerdos de Ricardo Monreal.

Surgido a la política dentro del PRI, hoy con 59 años a cuestas y una larga experiencia con 3 diputaciones federales, una gubernatura y un paso por la Delegación Cuauhtémoc; creador junto con Andrés Manuel López Obrador del Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocido ahora por sus siglas como MORENA, Monreal se prepara para en este segundo año legislativo, ya con una presidencia aliada, amiga, en el Senado encabezada por la tabasqueña Mónica Fernández–hay que recordar que durante los primeros 12 meses tuvo que lidiar con el ambicioso, sucio, torpe, vengativo compañero de partido, el senador Martí Batres, nudo de malas mañas-, para quizá la mayor de las batallas: la modernización, democratización, depuración del Poder Judicial Mexicano.

En este tránsito Monreal, hoy líder de la mayoría de Morena en el Senado y presidente de la Junta de Coordinación Política en esa cámara, ha pasado del PRI al PRD, otros como PT para desembocar en Morena.

Eso sin duda ayuda a entender la llamada ’otredad’. A privilegiar el diálogo, la concertación, a no atropellar ni imponer mayorías legítimas sobre minorías esenciales.

Eso lo hace uno de los políticos más completos, con mayores atributos para ascender en el futuro, sin duda uno de los poquísimos prospectos dentro del poder dominante para el 2024.

Hoy con ese bagaje sin duda sacará adelante las reformas pendientes ya señaladas y una importante, como la de desaparición, disminución y control del cobro de los ominosos intereses bancarios.

Fuerte sin duda será la legalización del uso completo –medicinal y lúdico- de la marihuana. En el entretiempo, el zacatecano no olvida otras reformas como la que presentará esta semana para la defensa de los animales y las plantas.

Y es que hoy en México, afirma, no existe una norma suficiente, adecuada establecer una sana relación humano-animal-plantas.

La iniciativa en curso buscará atender una creciente demanda de respeto al medio ambiente y a los animales, de ejemplares de flora o fauna silvestres, terrestres o acuáticas en veda, considerada endémica hoy amenazada o en peligro de extinción.

Esta propuesta busca sancionar a quienes, sin causar la muerte, provoquen sufrimientos temporales o prolongados, procesos de agonía a los animales; por tortura, mutilación o mate a un animal.

O herir, golpear o matar a un animal innecesaria o cruelmente, dejar mascotas en automóviles en condiciones peligrosas, sobrecargar u explotar a los animales de trabajo, y transportar o confinar animales de manera cruel o imprudente.

La reforma legislativa buscará tipificar el delito de crueldad y maltrato hacia los animales en el Código Penal Federal, con modificaciones a los artículos 419 Ter y 419 Quáter.

Así Monreal busca involucrar al Senado en el esfuerzo de activistas, legisladores, académicos y amantes de los animales, y en favor de quienes buscan evitar el sufrimiento de los animales.

’La capacidad de una nación para hacer valer el Estado de Derecho no se mide exclusivamente a través del respeto hacia los derechos de las personas. El respeto a la vida de todo ser vivo debe ser visto como un elemento fundamental de cualquier país que se considere partidario de los derechos humanos’, afirmó.

La reforma contempla establecer penas por maltrato, de seis meses a dos años de prisión; una multa de $8,448.00 a $25,347.00 pesos mexicanos; y el aseguramiento de todos los animales que pudiera tener bajo su cuidado o resguardo.

Las sanciones señaladas podrán aumentarse en una mitad cuando se ponga en peligro la vida del animal.

Cuando se provoque la muerte de algún animal, la pena será de uno a tres años de prisión y multa de $16,898.00 a $42,245.00 pesos mexicanos.

Reclamo Municipalista

El activismo y el estilo personal de gobernar de Andrés Manuel López Obrador ha dejado en claro, sin matices, que no cree ni en las organizaciones o asociaciones o líderes de la llamada sociedad civil, ni reconoce la importancia democrática o social de las instituciones autónomas ni le provocan reconocimiento o respeto sus opositores.

Y dentro de este amplio conjunto de malquerencias presidenciales se encuentran también los 2, 400 alcaldes del país.

Por alguna razón de su historia, López Obrador no puede ver a los presidentes municipales, ni siquiera a los postulados por Morena.

Eso quedó claro hace una semana que un grupo de alcaldes intentó ingresar a Palacio Nacional para establecer contacto con López Obrador y en cambio de diálogo recibieron un baño de gases lacrimógenos.

Días después fueron recibidos por un subsecretario de Gobernación sin mayores alcances y este los derivó con otro funcionario de tercer nivel de Hacienda.

La vinculación del presidente de la República con el sector ejecutivo nacional, llega a los gobernadores y se acabó. AMLO tampoco quiere ni acepta encuentros o tratos con los senadores o diputados ajenos. Con los únicos que se ha reunido, es con los de su movimiento.

Mal tolera en sus eventos públicos a la ahora presidenta panista de San Lázaro la panista Laura Rojas.

Es en este contexto en que el coordinador de los panistas en San Lázaro, el exgobernador blanquiazul de Guanajuato Juan Carlos Romero Hicks le pide a AMLO que su secretario de Hacienda, Arturo Herrera, le de un contenido municipalista al Presupuesto de Egresos.

Romero Hicks, quien hasta ahora no ha merecido mayores comentarios de AMLO,le indica al presidente que no debe olvidar que en el municipio está el corazón de la República. Y que la sobrevivencia del municipio está hoy en riesgo.

’Por ello pedimos al Presidente de la República que, haciendo a un lado simulaciones, envíe señales a su bancada mayoritaria en la Cámara de Diputados para modificar la restricción presupuestal dictada contra las alcaldías del país. En este tema la sensatez es la mejor aliada’, advirtió Romero Hicks.

www.endirecto.mx

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor