#Columna En Las Nubes - De mis bendiciones - Cuauhtémoc - portalmexiquense.com.mx

De mis bendiciones

#Columna En Las Nubes

portalmexiquense.com.mx

#Columna En Las Nubes

4,221 vistas

Marzo 31, 2021 17:39 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
portalmexiquense.com.mx › Portal Mexiquense.com.mx



Carlos Ravelo Galindo, afirma

Como si fuera ayer. Más de lo mismo. Sabio pronóstico.
Benditos todos los que practican el periodismo
El nuevo presidente del Club Primera Plana, Raúl Gómez Espinosa afirmó que hoy más que nunca la unidad del gremio es fundamental para superar la grave crisis económica, social y política que vive el país y que afecta sensiblemente la actividad periodística.
En 2009 se ha percibido con profunda preocupación cómo el país se deshace día a día. No hay indicador en lo económico o lo social que no muestre un grave deterioro del tejido social y los riesgos de un cercano estallido social.
Lo expresó al encabezar la XVIII Entrega de Reconocimientos por Trayectoria Periodística 2009, que se enmarcó en los festejos conmemorativos del Cincuenta Aniversario de la fundación del Club Primera Plana.
A la cual asistieron periodistas galardonados de prensa, radio y televisión de 22 estados de la República, además del Distrito Federal, así como distinguidas personalidades como el doctor Rodolfo Campos Bravo oficial mayor de la FSTSE, en representación del presidente de esta central de trabajadores, diputado Joel Ayala Almeida, a quien el licenciado Gómez Espinosa agradeció de manera muy especial su siempre solidario apoyo y anfitrionía para la realización de esta magna celebración, como en otras.
En este marco enfatizó que México enfrenta una de las peores crisis económicas de los tiempos recientes con 80 millones de pobres, 60 millones en situación de pobreza extrema y es también, agregó millonaria la cifra de jóvenes desempleados sin ninguna esperanza de encontrar un empleo, por lo que muchos de ellos son reclutados, ante la desesperación, por el crimen organizado.
Y expuso que en los primeros ocho meses del 2009 se han perdido en el país 600 mil empleos formales y, de acuerdo al Inegi, el número de desempleados alcanzan ya los 2.6 millones y va en ascenso.
Ante este escenario, abundó el presidente del Club Primera Plana, la economía informal se convierte en la única opción para miles de desempleados antes de caer en la desesperación y sumarse a las redes de la delincuencia.
Ante ellos el presidente del Club Primera Plana lamentó que las perspectivas para el 2010 sean aún más inquietantes: Agustín Carstens, responsable de las finanzas públicas federales, ’nos habla de un catarrito que ya se convirtió en una crisis sin precedentes, con un boquete de 300 mil millones de pesos, producto de la caída estrepitosa de los ingresos fiscales, del desplome del precio del petróleo y la baja sensible en el envío de remesas; ahora si, nos habla ya de recortes en los programas sociales, en la inversión en infraestructura y del despido masivo de trabajadores’.
O sea, más desempleo, más inseguridad pública, más crisis alimentaria, más crisis educativa, más corrupción, más impunidad, más desigualdad social, más concentración de la riqueza en pocas manos y riesgo inminente de ingobernabilidad.
Ante este escenario, inédito en la historia del país, se debe hacer un alto en el camino, analizar y evaluar el origen estructural de los grandes problemas y aceptar que el modelo seguido desde hace más de 20 años, lo único que ha logrado es ampliar los rezagos y la injusticia social.
No obstante, el presidente Felipe Calderón lo premia con la gubernatura del Banco de México y pone en Hacienda al señor Cordero que suspira por la jefatura del país en 20l2.
’Como lo señalo recientemente el Dr. José Narro, rector de nuestra máxima casa de estudios, --agregó Raúl Gómez --, las iniciativas para superar la emergencia no deben trasladar los costos a los más afectados por la crisis, en cuyo origen no tienen que ver, y sí la codicia de unos cuantos y la obstinación de seguir un modelo que a todas luces hoy no es el adecuado para nuestra realidad’.
Hoy más que nunca, insistió, se debe fortalecer la unidad de los periodistas en todo el país, es fundamental trabajar juntos para superar la atmósfera de acoso y agresión contra los medios y periodistas.
Se debe recordar, dijo, que menos libertad de expresión también es menos democracia. No es posible que el número de atentados mortales contra periodistas alcance la funesta cifra de cientos de asesinatos.
No es aceptable, bajo ninguna circunstancia, que en los últimos tres años se tenga a periodistas asesinados cada mes, lo que convierte a México en el país más peligroso para ejercer la actividad periodística.
’Por eso hoy promovemos conjuntamente con otras organizaciones de periodistas, diversas reformas en el ámbito legislativo a fin de elevar a rango de subprocuraduría a la fiscalía especial para delitos contra medios y periodistas, de la Procuraduría General de la República, la federalización de los delitos contra periodistas, las despenalización de los delitos de difamación y calumnias en las legislaciones estatales y la elevación a rango constitucional el secreto profesional’, sostuvo el licenciado Gómez Espinosa.
En estos tiempos de adversidad, reiteró el presidente del Club Primera Plana, se pone a prueba la templanza de la sociedad.
Hoy existe la convicción de que los cambios están más allá del Estado y de los tradicionales poderes fácticos; se requiere frescura y creatividad en las propuestas, pero sobre todo compromiso acreditado con el país.
’Como nunca, los mexicanos requerimos de un nuevo y eficaz Estado, un gobierno que aleje de nuestra vida cotidiana: el temor, la frustración, el desaliento, el rencor social, la mezquindad, el descontento y la desigualdad.
Necesitamos un Estado mexicano que lleve al país a la estabilidad, al progreso, a la justicia, a la gobernabilidad, al crecimiento, a las oportunidades para todos, a recuperar la esperanza en el futuro manifestó.
El licenciado Gómez Espinosa sostuvo que hoy es la ocasión histórica para la construcción de ’un destino común’ de una nueva conciencia nacional, de la unidad de propósitos y de esfuerzos, que permitan remontar las adversidades y el desaliento.
De una indispensable unidad, producto del debate de las ideas, de la tolerancia, del respeto a la diversidad, unidad, que se traduzca en cohesión social, en el que estemos todos juntos por un interés superior que es México.
Que es ni más ni menos lo que añora el respetado y respetable nuestro amado Club Primera Plana.
Premio periodístico
El doctor Rodolfo Campos Bravo, oficial mayor de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (Fstse), a nombre del diputado Joel Ayala Almeida, secretario general de esa central de trabajadores, entregó las recompensas a los ganadores del Primer Premio Nacional de Periodismo sobre la Proyección del Sindicalismo en México.
El primer lugar de este certamen periodístico auspiciado por el Club Primera Plana, fue para Josué Beutelspacher Huizar, en tanto que el segundo sitio lo ocupó Armando Cruz Sánchez y el tercer espacio se le otorgó a Ignacio Zúñiga González, todos ellos periodistas de probada trayectoria profesional.
Este año, 2010, es de gran trascendencia en la vida institucional de nuestro querido Club.
Celebramos sus cincuenta aniversarios, que implica un reto de organización para realizarlo con decoro como amerita esta magna celebración.
Para ello, se creó una comisión que coordina las actividades de estos festejos.
Un concierto de gala a cargo del maestro Miguel Berna!, director de la Orquesta de Cámara de la Ciudad de México y la acuñación de una moneda conmemorativa del cincuenta aniversario.
Y una cena de gala en una de las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional, que comulga con el pensamiento del periodismo libre mexicano. Obviamente del Club Primera Plana.
Honrar a los nuestros nos honra a todos.
Reconocer el mérito, la capacidad, la estatura de otros, eleva el orgullo de nuestra identidad y el sentido de pertenencia y esto.
Hoy nos convoca a la memoria de un gran mexicano: Don Federico Barrera Fuentes.
Por tal motivo se fundirá un busto-homenaje y dos réplicas, que serán descubiertas en el Club Primera Plana; en la casa de Coahuila por ser oriundo de esa entidad y ampliamente reconocido y apreciado por esa comunidad del norte del país y en la sala de prensa de la Cámara de Diputados que la honra con su nombre.
No podemos seguir adelante en este libro sin reconocer que con el nuevo escenario que se vive actualmente en el país debemos ser capaces de ver hacia adelante, volvamos a pensar en grande.
Sólo cuando pensamos así, la nación cobra vida, gana futuro, crece, supera cualquier adversidad y nos llena de orgullo el ser comunicadores.
En épocas complejas, de confusión, de discordia, de inseguridad, es cuando necesitamos más y mejores periodistas para tener un país viable. Sin prensa libre, nuestra incipiente democracia se perderá.
Hay que leer. Escribir. Hablar, pero sobre todo saber comprender y asimilarlo. Solamente así, de este modo, podremos avanzar y demostrar, aún, a la nueva generación que viejos periodistas, no periodistas viejos, muchos de nosotros seguimos en la brega y diario, desde que sale el sol o llega la luna, aprendemos algo.
Debemos ser la primavera del invierno. El verano de nuestro otoño. Pero siempre, ante la adversidad, la entereza. Ante el desenfreno, la concordia. Y ante el mundo reciclado, la verdad de siempre.
Por eso digo que cuando yo muera, se acabará el mundo. No antes. Así que no hay que hacer caso a los agoreros, que predican con la esperanza de que sigan muchos creyendo en sus predicciones dogmáticas.
Debería concluir aquí mi relato. Con Mis Bendiciones.
Antes preguntarles, como hace miles de años se hicieron demagógicamente gobernantes, políticos, dictadores: ¿Qué país vamos a heredar a nuestros hijos?
Es, en verdad, algo recurrente, cada sexenio, y no solamente en México, sino hoy lo vemos, en otras partes del mundo.
Me atrevería como colofón y en forma por demás irónica preguntar a los actuales políticos. A los que se llama intelectuales, a los pobres, a los ricos, a los dueños de todo; a quienes nada tienen, si están de acuerdo en que el país, la nación que heredarán nuestros hijos, como nuestros ancestros también recibieron en su época, cambiará o seguirá como siempre:
La alegría de saber que nada nuevo sucederá. Que nuestros hijos recibirán lo mismo de siempre. Y sus hijos de sus hijos, lo mismo.
Pero claro con la risa de quienes, como dijera Oscar Wilde, hace muchos siglos los vencedores y los ricos, seguirán esclavizando a los vencidos y a nosotros los pobres, respectivamente, que nos dejamos.
Por eso, mi despedida es para todos, ustedes y yo, con una sonora carcajada, que es lo único que no nos cobran.
Y regreso a nuestra comida de los cuates, en donde todos comemos, todos platicamos, todos nos criticamos, todos nos queremos, pero no todos la pagamos.
Benditos sean todos.
craveloygalindo@gmail.com

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor