Como la poesía, nació éste día. - 24 de septiembre de 2016 EN LAS NUBES - Álvaro Obregón - portalmexiquense.com.mx

24 de septiembre de 2016 EN LAS NUBES

Como la poesía, nació éste día.

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Como la poesía, nació éste día.

15,860 vistas

Septiembre 23, 2016 16:52 hrs.
Periodismo Municipios › México Ciudad de México / Álvaro Obregón
Carlos Ravelo Galindo, afirma: › Portal Mexiquense.com.mx

No queremos, de manera alguna, aplaudir o criticar las marchas que a partir de las diez de la mañana, en torno al monumento a la Independencia, realizarán dos grupos. Unos de blanco y otros como arco iris. Cada uno apoya lo que les dicta su fe. O su forma de vivir.
A ellos, nuestro absoluto respeto. Los dos se lo merecen. Así de simple. Cada quien, dice tener razón.
Mejor hablar de ella que, como la poesía, nació éste día. Recordarte que una persona piensa en ti. Y esa persona, soy yo.
A propósito, nuestro amigo, maestro, periodista, escritor y sobre todo poeta, don Pablo Rubén Villalobos, nos acaba de rubricar su poemario Sesenta Millones de Años.
De ellos he tomado, con su permiso, dos, para ofrendártelos hoy.
El primero ’Fantasía’ y el segundo ’Ave y Estrella’.

’¡Ah, que si Yo tuviera alas…! ¡El Mundo recorrería…! ¡Y en la Comba de los cielos entre estrellas viajaría!
Colmaría mil ilusiones y en mis vuelos siderales les dejaría a aquellos ’hombres’ los mensajes más cordiales.
Y a la gente del Planeta nuestra tierra, les daría, oraciones. Credo y fe, de inmensa sabiduría.
¡Penetraría las sierras...! ¡Me elevaría en los volcanes..! ¡Y vigilaría la tierra sin causar a nadie males!
¡Traspasaría los océanos..! ¡Surcaría los continentes…! ¡Promovería el ser hermanos y la amistad de la gente!
¡Sería ese Angel de la Guarda, de la ’dulce Compañía’, de la oración de mi infancia que ha protegido mi vida.
¡Ayudaría a los pobres, le llevaría agua al sediento y con sentimientos nobles alimentaría al hambriento!
Y también por alimento, repartiría entre los seres, la armonía, los sentimientos, nobles, de hombres y mujeres.
¡Ah, que si yo tuviera alas…! ¡Águila o cóndor sería...! ¡O paloma de la paz por su gran simbología!
¡Sería el gallardo quetzal, o ¡el halcón, de aguda vista!¡ ¡O el fénix, ave inmortal que renace en sus cenizas!
¡O tal vez sería un tucán..! ¡O un búho de sabiduría..! ¡O alguna otra ave inmortal..! ¡Ah, que hermosa fantasía!
¡Sin duda alguna les digo, que esto y mucho más haría..! ¡Si alas tuviera mi cuerpo..! ¡Lejos, lejos, volaría..!’

Pablo Rubén nació y vive en Cuernavaca, Morelos. Este libro, la primera edición—son siete las que lleva—fue en septiembre de dos mil seis. Hace diez años. Y hoy, en la Ciudad del conocimiento, Ensenada, BC, donde fue reconocido por su trabajo periodístico, lo obsequió a quien escribe.
Lo que vas a leer lo titulo Ave y estrella:

’¡No me invoquen! ¡No me lloren..! ¡Tengo paz, tranquilidad..! ¡Sólo les pido por Mí oren en su íntima soledad!
¡Y conste que no están solos..! Yo siempre los acompaño, a ustedes que son mi todo..! ¡El partir no me hizo daño!
¡Estoy en ese infinito, del espacio y su belleza..! ¡Pueden verme, se los digo..! ¡Soy la estrella que embeleza!
¡Soy esa ave en raudo vuelo, de esplendoroso plumaje..! ¡Que es un hálito en el Cielo cuando sola va en su viaje!
¡Ya sin llanto y sin lamentos, hoy sé que mi vida es bella..! ¡Pueden verme, se los digo..! ¡Soy el ave! ¡Soy la estrella!’

Gracias, te repito, por haber nacido.

craveloygalindo@gmail.com

Ver más


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.