#INE: una de cal y otra de arena


#INE: una de cal y otra de arena

6,448 vistas

Septiembre 06, 2020 14:34 hrs.
Elecciones Nacional › México Ciudad de México
portalmexiquense.com.mx › Portal Mexiquense.com.mx

Retomado de La Jornada sept 6/2020

La decisiones adoptadas el pasado
viernes por el Instituto Nacional
Electoral (INE), en relación con
las agrupaciones que aspiraban a
obtener su registro como partido
político con miras a competir en las elecciones intermedias de 2021, evidenciaron, de
manera simultánea, las luces y las sombras
que desde su fundación han caracterizado a
la dependencia encargada de organizar los
comicios federales en el país.
Dos de las siete organizaciones aspirantes a
partido concitaron especialmente la atención
pública y corrieron con suerte diversa: una
fue México Libre, agrupación cuya principal
figura venía siendo el ex presidente Felipe
Calderón (aunque ahora resulta que la esposa
de éste, Margarita Zavala, afirma que es ella y
no su marido quien encabeza el agrupamiento) y la otra el Partido Encuentro Solidario,
antes llamado Encuentro Social y que con
ese nombre perdió su registro en 2019 por no
alcanzar 3 por ciento de la votación requerida
en al menos una elección federal.
México Libre, el partido de la dupla Calderón-Zavala, se quedó sin el registro que sus
integrantes preveían obtener sin inconvenientes, en tanto que la nueva versión del PES logró su cometido: participar en las elecciones
del año próximo y recibir anualmente el presupuesto que la ley dispone para los institutos
políticos. En el primer caso la resolución del
INE es para celebrar. La principal razón esgrimida por el organismo electoral para negar
el registro fue que 8.18 por ciento de las aportaciones recibidas por la agrupación provino
de personas no identificadas; pero más allá de
ese muy atendible argumento, lo cierto es que
México Libre no constituiría ningún aporte
para la democracia, en tanto es sólo el intento
de reditar una política que, precisamente bajo
el gobierno de Calderón, resultó muy costosa
para la República por su turbia gestión económica, política y social.
En el caso de Encuentro Solidario, en cambio, la decisión del INE es desafortunada: el
PES es prácticamente una asociación confesional, en cuyas asambleas constitutivas
participaron probadamente al menos 15 ministros de culto, contraviniendo el principio
de laicidad al que tanto costó darle carácter
constitucional. Los religiosos, asimismo,
habrían tenido activa participación en la
recaudación de fondos para el partido. En
tal sentido el propio titular del INE, Lorenzo
Córdova –quien votó en contra de otorgar el
registro– señaló que el citado principio de
laicidad se encuentra en entredicho y bajo
asedio, no obstante lo cual una ajustada
votación de 6 a 5 determinó que el partido
fundado por Hugo Éric Flores saliera con
su registro en la bolsa. Los antecedentes de
Flores, quien funge como ’superdelegado’
en Morelos (cargo que obtuvo tras una simulada renuncia a su liderazgo del PES), no
son los mejores para un dirigente que habla
de integridad y moral: pastor evangélico y
aliado electoral de Felipe Calderón, en su
momento fue defensor de los paramilitares
acusados de atacar, en 1997, a integrantes
de la organización Las Abejas en Acteal,
Chiapas, donde resultaron asesinados 45
indígenas tzotziles.
En suma, en esta ocasión, el Instituto Nacional Electoral dio, como suele decirse, ’una
de cal y otra de arena’, lo que siembra una
interrogante sobre los criterios utilizados en
el organismo para determinar qué agrupaciones reúnen las condiciones para incorporarse
constructivamente al sistema nacional de
partidos políticos.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor