#La 4t no acepta el autofinanciamiento del Movimiento Antorchista


#La 4t no acepta el autofinanciamiento del Movimiento Antorchista

20,932 vistas

Septiembre 15, 2020 10:08 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
portalmexiquense.com.mx › Portal Mexiquense.com.mx

Carlos Ugalde Sixtos

CIUDAD DE MEXICO. -Si damos por supuesto que el gobierno de la 4T investiga de ’buena fe’ el financiamiento del Movimiento Antorchista, de lo menos que lo podríamos acusar sería, como dice un refrán, de que el león cree que todos son de su condición; es decir, de haber vivido, ellos sí, desde siempre del erario o de transacciones ilícitas y, por ese solo hecho concluir que todos los demás movimientos también así sobreviven.
Recordemos brevemente cómo se han financiado algunos movimientos revolucionarios a través de la historia. Los bolcheviques de Lenin concentraban en su tesorería central cuotas permanentes de profesionistas, donativos (herencias ocasionales de militantes, etc.) y, sobre todo, botines obtenidos en asaltos a instituciones bancarias. Se sabe que los revolucionarios cubanos, miembros del Partido marxista-leninista que apoyó siempre al ejército guerrillero de Fidel Castro con recursos humanos y financieros, tenían ingresos por concepto de cuotas, donaciones y, sobre todo, de venta de bonos en cantinas, instituciones educativas, etc. En México, algunos grupos guerrilleros de los 60s y 70s, como la Liga Comunista 23 de septiembre (guerrilla urbana) o el grupo encabezado por el maestro Lucio Cabañas Barrientos (guerrilla rural), recurrieron como vías principales de financiamiento a los asaltos bancarios y al secuestro.
En el caso de Antorcha se trata de un caso sorprendentemente diferente, innovador. Como bien lo dice el compañero y doctor en economía Abel Pérez Zamorano en su reciente artículo: ’Dado el tamaño de la organización y su propósito histórico, para financiarse quedaba una sola opción…construir una base financiera propia’. De esta manera se matarían varios pájaros con la misma pedrada. Por un lado no se expondría a los más valientes de nuestros compañeros y por el otro nunca se nos podría acusar de vivir de lo ilícito (como ahora lo intenta hacer la UIF), y lo más valioso como organización es que se haría posible mantener la independencia política al ser independientes económicamente. Que nos costó impensables sacrificios para lograr fundar la primer gasolinera en Tecomatlan, Puebla, en los 80s, nadie de los que militamos desde aquellos años lo vamos a olvidar: fueron intensas colectas extras realizadas durante casi 2 años para reunir la cantidad necesaria, faenas colectivas, donativos y aportaciones diversas. Dicen que lo más difícil en todo proyecto de gran envergadura es su comienzo y así nos sucedió a nosotros, sin lugar a dudas. Recuerdo, como si fuera ayer, que a unos veinte compañeros nos tocó trabajar remunerativamente y, durante dos años (unos más y otros menos) estuvimos aportando dinero para ese primer negocio. Pero una vez comenzado el primer negocio los compañeros encargados le fueron agarrando el modo y asesorados por contadores, administradores, arquitectos, etc., se crearon, con el tiempo, toda una cadena de negocios en distintos rubros comerciales, de producción y de servicios. Y es que no podía ser de otro modo, el fin no podía contravenir a los medios: si queremos construir una sociedad más justa, no puede ser sino a través del trabajo y los medios legales que la actual sociedad nos ofrece.
Pero si dejamos a un lado el supuesto de ’buena fe’, nos quedamos con una clara y tajante conclusión: el gobierno de la 4T le teme al Movimiento Antorchista porque, en pocas palabras, es una organización nacida del más profundo arraigue y sentimiento populares y, hoy por hoy, su más firme y consecuente opositor. Por eso nos reprime tratando de hacer ver a la opinion pública que se trata de su campaña (muy inconsecuente, por cierto) del combate a la corrupción. En ese sentido está utilizando las declaraciones de Emilio Lozoya que, por cierto, involucra al nefasto gobernador Miguel Barbosa dentro de la lista de sobornados. En fin una raya más al tigre.
Y como el que nada debe, nada teme, vamos a arreciar la denuncia contra el gobernador de Puebla y contra la UIF que usurpa funciones que no le competen al ordenar la cancelación de diez cuentas bancarias de nuestros dirigentes, violando así derechos constitucionales como la presunción de inocencia. Que conste.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor