#Sembrando vida, el programa estrella de la CUATROTÉ esta cultivando irregularidades - - Álvaro Obregón - portalmexiquense.com.mx

#Sembrando vida, el programa estrella de la CUATROTÉ esta cultivando irregularidades


#Sembrando vida, el programa estrella de la CUATROTÉ esta cultivando irregularidades

3,979 vistas

Octubre 29, 2021 21:13 hrs.
Agricultura Nacional › México Ciudad de México
portalmexiquense › Portal Mexiquense.com.mx

Por Editor_Pxp -29 octubre, 2021
Compartir

En diversas ocasiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha presumido de su combate al desempleo en México. Sin embargo, Sembrando Vida es el programa que también siembra opacidad.

Incluso queriendo expandir este programa a Centroamérica, el Gobierno Mexicano ha destinado 72 mil 434 millones de pesos a Sembrando Vida. Y, como todo lo que crea la 4T, se ha vendido como la solución a la falta de trabajo y reforestación de la historia.
Pero no todo es miel sobre hojuelas, pues se han detectado varias deficiencias en el funcionamiento de este proyecto.
Y es que, en diversas ocasiones, se han interpuesto denuncias por malos manejos. Mismas que tardan demasiado tiempo en ser investigadas y ninguna ha dado resultados contundentes.
De la misma forma, campesinos y sembradores tienen muchos conflictos para denunciar irregularidades. Ya que en muchos casos son amonestados y hasta expulsados del programa lo cual genera pérdidas para su negocio.

Esta situación fue documentada por el portal Expansión, el cual indica que hasta 4 mil 200 millones de pesos no son entregados. Dejando como resultado que no sean beneficiados hasta 426 mil miembros del programa.

Expulsan del programa a campesinos

Son apenas 97 denuncias las que han llegado a la Secretaría de la Función Pública en contra de funcionarios que operan Sembrando Vida, que incluye a 426,000 de beneficiarios, en los casi tres años que lleva activo. Las acusaciones son varias, pero destacan las irregularidades administrativas, el uso del programa para hacer proselitismo político y hasta el condicionamiento de los beneficios a los campesinos.

Las denuncias son pocas y las sanciones nulas. Solo tres de las presentadas se han concluido: todas fueron cerradas por falta de elementos, según los argumentos oficiales. El resto de las investigaciones sigue en curso.
En contraste, la dependencia ya ha dado de baja a 51,000 campesinos en el mismo periodo de tiempo. Setenta sembradores, incluso, han sido acusados de ’corrupción’. Dentro de este amplio universo de beneficiarios dados de baja se camuflan casos más polémicos de campesinos que han denunciado irregularidades en el programa y que después son expulsados por el gobierno.

En la veintena de testimonios recolectados por Expansión, la constante es la misma: los campesinos han confesado que se abstienen de hacer denuncias públicas por el miedo a que les retiren el apoyo, que en comunidades de extrema pobreza pueden hacer la diferencia para una familia.

El programa opera bajo una estructura vertical. Las Comunidades de Aprendizaje Campesino (CAC) son el corazón de Sembrando Vida. Están formadas por 25 jornaleros y dos técnicos. Los facilitadores y coordinadores están por encima de ellos, pero los técnicos son los que están en contacto directo con los sembradores.
Es justo en la figura de los técnicos sobre la que recaen más quejas. Su poder radica en algo fundamental: ellos son los que deciden qué se siembra, cómo se siembra, y sobre todo, ellos junto con los coordinadores tienen la última palabra para meter y sacar gente del programa.
Roberto, era uno de los 68,126 beneficiarios de Sembrando Vida y su caso es una prueba de que dentro de Sembrando Vida no existe ningún lugar para el cuestionamiento. Este campesino asegura que los problemas iniciaron cuando vio irregularidades y comenzó a hacer preguntas a los técnicos del CAC El Buzón, al que pertenecía.

La venta de árboles que debieron ser entregados gratuitamente a los beneficiarios, el ’extravío’ de 6,000 plantas de limón y el pago de 8,000 pesos para pagar ’la mordida’ a un policía federal que detuvo al chofer que transportaba los árboles, entre otras acusaciones, llevaron a Roberto a viajar a Xalapa, la capital del estado, para denunciar estos hechos.
Otro sembrador del CAC El Buzón, también levantó la voz luego de que asegura que los 132,946 pesos que envió el gobierno para la construcción de un vivero comunitario terminaran en manos de un contratista cercano al técnico productivo. Jacob sostiene que el contratista solo entregó un toldo, cuatro estructuras y un sistema de riego que quedó con muchas fallas, lo que inconformó a 12 de los 22 sembradores que forman la CAC, que decidieron firmar la denuncia que llevaron a la capital veracruzana.

La denuncia de ambos sembradores llegó hasta la Secretaría de la Función Pública (SFP) —encargada de investigar actos de corrupción de servidores públicos— como parte de una queja iniciada por el diputado federal del Partido Acción Nacional (PAN) por Veracruz, Carlos Valenzuela González, que también acudió a interponerla ante el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Bienestar, cuando se enteró de las acusaciones que enumeraron Roberto y Jacob.

Investigaciones sin avance

Hasta las oficinas de la Función Pública han llegado 97 denuncias en contra de funcionarios que operan Sembrando Vida. Entre ellas, hay acusaciones por malos tratos, hostigamiento laboral y abuso de autoridad, además del supuesto desvío de recursos públicos, entre otras razones.

Desde que inició el programa en 2019 hasta agosto pasado, solo tres investigaciones han sido concluidas. En los tres casos se determinó no aplicar sanciones por una supuesta falta de elementos. Las denuncias fueron hechas en contra de un técnico del programa, un coordinador territorial y un funcionario más que no fue identificado por su cargo, según consta en la información entregada a Expansión vía transparencia.
En los 32 meses de operación que lleva Sembrando Vida, las otras 94 denuncias siguen en etapa de investigación y no se cuenta con una sola sanción. En la poca información entregada por el gobierno, no se detallan ni los hechos que se acusan ni el cargo del servidor público al que se investiga.
De acuerdo con datos obtenidos, son 12,568 los técnicos retirados del programa en lo que va de su operación, pero tampoco se especifican los motivos.

Las denuncias públicas de irregularidades ya han llegado hasta el Congreso mexicano a través de diputados de oposición, quienes piden se investiguen las quejas de los campesinos sobre los funcionarios que operan el programa. Los legisladores han destacado supuestos cobros indebidos a los sembradores, sobreprecios en la compra de herramientas para viveros, el cobro de cuotas para ingresar al programa y adjudicaciones de contratos a gente cercana a los técnicos.

’La respuesta fue que está en análisis la denuncia que se presentó y es ahora donde pediríamos al nuevo secretario de la Función Pública, Roberto Salcedo, que realmente le pueda dar seguimiento a estas carpetas o de lo contrario podemos entender que hay un encubrimiento de actos de corrupción’, expresa en entrevista el diputado Valenzuela González.

Secretaría de Bienestar guarda más de 4,200 mdp en ahorros de los beneficiarios

El Gobierno resguarda esta bolsa millonaria de los beneficiarios de Sembrando Vida sin rendir cuentas del manejo financiero que se hace sobre los recursos acumulados a los más de 426,000 campesinos que hay actualmente en el programa. Aunque la normativa obliga a la Secretaría a constituir un fondo de inversión para administrar esos recursos, desde esa dependencia negaron que se haya conformado esa herramienta financiera. Tras más de dos años de incertidumbre para los sembradores.
Las autoridades dijeron en una entrevista para esta investigación que los ahorros están en el Banco del Bienestar y que serán entregados a partir de febrero próximo, aunque no detallaron si los beneficiarios cobrarán también los intereses sobre su guardadito.

Los sembradores de varias partes del país, trabajadores que viven del programa, que sin conocerse convergen en una afirmación: desconocen dónde está su ahorro, el manejo que se le está dando al dinero y los rendimientos que les dejará.

¿Cómo funciona el sistema? Cada mes, a los beneficiarios se les destina una ayuda de 5,000 pesos. Obligatoriamente, el Gobierno les retiene el 10%. De acuerdo a las Reglas de Operación 2021, este dinero se usa para dos fines: 250 pesos se van a una cuenta de inversión que genera rendimientos favorables para los campesinos y los otros 250 pesos son destinados al ’Fondo de Bienestar’, que puede ser administrado a través de un fideicomiso privado.

Fideicomiso inexistente

En las Reglas de Operación que rigen en el programa se establece que para el manejo del Fondo de Bienestar se puede integrar un fideicomiso privado ’con la finalidad de apoyar a los productores, mediante capital de riesgo, a consolidar sus procesos productivos a mediano y largo plazo’. Pero este fondo en realidad no ha existido.

’Ese fideicomiso nunca se constituyó, ese fideicomiso se estuvo preparando, pero nunca se constituyó’, revela Hugo Raúl Paulín Hernández, subsecretario de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría del Bienestar, y quien está a cargo del programa. En entrevista con Expansión y CONNECTAS, el funcionario precisa que en los casi tres años de operación del programa se han logrado ahorrar más de 4,200 millones de pesos, recursos que serán entregados a los sembradores cuando cada uno de ellos cumpla tres años de antigüedad.

De acuerdo con el funcionario, el gobierno federal tomó la decisión de cancelar la creación del fideicomiso, pues se consideró que la mejor opción era devolverle el dinero a los sembradores sin que tuviera que pasar por un instrumento financiero.
’El dinero ahí está (Banco de Bienestar) lo único que no está es un vehículo, un instrumento financiero que puede estar un día y otro no. Se valoró que era más sano transparentar la devolución del recurso a los tres años y que cada sembrador haga con el recurso lo que mejor le convenga’, dice en entrevista. La decisión de no constituir el Fondo del Bienestar quedó como una medida de oficina que no fue públicamente comunicada, principalmente a los campesinos, que son los dueños de ese dinero.

La resolución también se dio en el marco de la petición del presidente López Obrador para la disolución de los fideicomisos privados que existían en el gobierno, por considerarlos una puerta de entrada a la corrupción por su opacidad.

La petición se concretó en octubre del 2020, cuando la mayoría de Morena, el partido del gobierno, y sus aliados en la Cámara de Diputados aprobaron la extinción de 109 fondos y fideicomisos por más de 68,000 millones de pesos destinados a la ciencia, la cultura, la atención a víctimas, los desastres naturales, entre otros.

No obstante, las Reglas de Operación 2021 de Sembrando Vida, donde se incluye la figura del Fondo de Bienestar, no fueron cambiadas y se publicaron 37 días después de que el Senado votara a favor de la extinción de los fideicomisos.
La decisión de meter los ahorros de los sembradores a un fideicomiso privado fue alertada desde el 2019 por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a través de los resultados de la Cuenta Pública de ese año donde ordenó que se modificara la irregularidad.
La revisión de la Auditoría fue determinante: la constitución de un fideicomiso privado con recursos que tienen un origen público es contrario a lo establecido en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria ’pues éstos deben mantener su naturaleza jurídica de recursos públicos federales’.

Otro tema que no se informó a los beneficiarios es que su dinero ha transitado por diferentes instituciones financieras: de Bansefi a Intercam Grupo Financiero y de regreso a Bansefi (ahora convertido en el Banco del Bienestar), donde se encuentran actualmente en una cuenta de ahorro a favor de la dependencia.

A decir de Paulín, los cambios de banco fueron parte de la intención y avance que se tenía para la constitución del fideicomiso privado. ’Intercam ofreció mejores condiciones para su constitución, que después del cambio se decide que ya no se constituya, regresa al Banco del Bienestar. Es una cuestión de estrategia financiera de esa coyuntura, no hay más’, señala.
Los más de 4,200 millones de pesos de los sembradores que hay en el Banco del Bienestar reciben un rendimiento del 4% anual, según informa el funcionario. Sin embargo, Paulín señala que se entregará a los sembradores que cumplan tres años con el programa 18,000 pesos, es decir, que faltaría repartir las ganancias que se han generado. Expansión volvió a preguntarle al funcionario qué pasaría con los fondos generados a través de los intereses, pero desde la Secretaría de Bienestar no respondieron la consulta.
Una de las coordinadoras de Sembrando Vida en Nueva Palestina, Chiapas, critica que los fondos ahorrados no han sido transparentados ni se sabe su destino. Beneficiarios de otras comunidades del programa, como Nueva Canán, en la zona Lacandona, mencionan que tampoco saben de la situación actual del fondo que les pertenece.

’Deben ser casi 200 millones de pesos, porque Ocosingo es de los municipios con la mayor cantidad de beneficiarios y hemos estado guardando 500 pesos desde hace casi tres años. Ese dinero debe generar un interés, aunque no sabemos dónde está guardado, pero estamos seguros de que nos devolverán nuestro dinero’, asegura Sebastián, uno de los beneficiarios de Nueva Palestina.

Falsean los datos de Sembrando Vida

Hay diseños de cultivo que yo no agregué al sistema -se escucha el reclamo de una técnica social de Sembrando Vida en Tlaxcala.

-Ya están capturando otros muchachos -responde quien, se sabrá después, es Mario Hernández Gutiérrez, con cargo de facilitador en la entidad.

-¿Qué están capturando, si nosotros tenemos la información? -le recrimina ella.

-Es orden desde México -ataja él.

-Me podría decir, ¿quién dio la orden de alterar la información?…

El audio se grabó el pasado 17 de mayo. Fue compartido a Crónica y se convirtió en hebra para conocer una nueva irregularidad en el programa: la falsificación de datos.

’En esos días se había dado la orden a nivel central de hacer un corte de caja, para conocer a detalle los avances de Sembrando Vida a nivel nacional, como el número de beneficiarios y árboles plantados. Parece que se los iban a presentar al presidente López Obrador. Por eso los coordinadores tenían prisa’, describe a este diario Isaías, quien trabajó como técnico.

-¿Y qué pasó entonces?

-Supimos que en varias regiones estaban reportando datos que no correspondían a la realidad. Los jefes indicaban qué poner, y era lo que se vaciaba en el sistema.

Sembrando Vida, uno de los proyectos emblemáticos de la 4T, tiene el objetivo de recuperar el campo mediante agricultura orgánica y reforestación. Con un presupuesto anual de casi 29 mil millones de pesos, otorga un jornal de 5 mil pesos mensuales a más de 420 mil campesinos dedicados a plantar árboles frutales y maderables en sus tierras o parcelas.
Aunque comenzó a operarse en regiones costeras, paulatinamente se extendió a otros territorios: en Tlaxcala arrancó a mediados de 2020, con un presupuesto mayor a 25 millones de pesos. Conforme a las hoy discutidas cifras oficiales, en el estado se beneficia a 5 mil sembradores, quienes han reforestado hasta ahora 1 millón 500 mil plantas en 12 mil 500 hectáreas de siembra.

Apenas el 20 de junio la Secretaría del Bienestar anunció ahí una reforestación adicional de casi 6 millones de árboles, como parte de una Segunda Jornada Nacional de Siembra.

Sin embargo, los logros gubernamentales se han ensombrecido por denuncias sobre el maquillaje de estadísticas…

Los encargados de registrar la información son los llamados técnicos sociales y productivos, quienes brindan asesoría a sembradores durante todo el proceso. Al inicio de los trabajos usaban un sistema tecnológico denominado ’Núcleo Pro’, el cual presentó problemas técnicos y con el tiempo fue sustituido por la plataforma CAD, vigente desde el 19 de abril.
En ésta se asientan datos como el nombre del beneficiario, CURP y otros sobre su identidad, además de los relacionados con el número y tipo de plantas.

Cada técnico se encarga de dar seguimiento a 8 Centros de Aprendizaje Campesino (CAC´s) conformados -cada uno- por 25 personas, y es el único facultado para anotar los pormenores de esos grupos. Para ello, utiliza su correo electrónico personal como nombre de usuario y, desde la sede central en la Ciudad de México, se le proporciona una contraseña, la cual sólo conoce él o ella, así como facilitadores y coordinadores.
Para seguir el rastro del mal uso de contraseñas e insumos adulterados, Crónica buscó a la protagonista del audio referido aquí de manera previa. La encontró con ayuda de un facilitador del programa y de un auxiliar incorporado a Jóvenes Construyendo el Futuro.

Su testimonio, corroboró este reportero, se ha traducido en quejas o denuncias formales ante la Secretaría de la Función Pública y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

’El 17 de mayo de 2021 el Ingeniero José de Jesús Rafael de la Peña Bernal (Coordinador Estatal de Sembrando Vida), según sus propias palabras, autorizó se hiciera uso de mi cuenta y contraseña personal para acceder a la plataforma, en donde recabó los datos de los sujetos de derecho de los que estoy asignada, para alterarlos e ingresar información no fidedigna. No sé exactamente desde cuándo están ingresando a mi plataforma personal para hacer modificaciones’, se lee en la queja presentada en la CNDH, con folio 2021/40140.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

-