Texto integro: Latinoamerica padece Mayor DESIGUALDAD; con López OBRADOR


los millonarios duplicaron sus Vastas fortunas

Texto integro: Latinoamerica  padece Mayor DESIGUALDAD; con López OBRADOR
Medio ambiente
Mayo 27, 2024 22:31 hrs.
Medio ambiente ›
Luciano Tapia › Portal Mexiquense.com.mx

4,050 vistas

Por Editor_Pxp -27 mayo, 2024
Compartir

América Latina y el Caribe es la región con la brecha de desigualdad más grande, por encima de África subsahariana, el sudeste asiático, el norte de África y Medio Oriente, pues en las últimas dos décadas los ricos han incrementado sus fortunas y los pobres se acercaron más a la miseria.

En promedio, entre 2000 y 2022, el 1 por ciento más rico de la población acaparó 5.85 veces más riqueza que la mitad más pobre de la región; de ahí la necesidad de establecer un impuesto global a los ultrarricos, proyecto que está diseñando el economista Gabriel Zucman a petición del gobierno de Brasil, señaló Oxfam.
Ese 1 por ciento más acaudalado de América Latina y el Caribe concentró 44 de cada 100 dólares de la riqueza total de la región, y la mitad más pobre sólo 7.7 dólares.
En el caso de México, donde viven los dos hombres más ricos de la región, Carlos Slim y Germán Larrea, sucede lo mismo. Los 14 ultrarricos del país concentran 8.18 de cada 100 pesos de la riqueza del país.

El exhorto de Oxfam se dio al mismo tiempo que la Plataforma Regional de Cooperación Tributaria para América Latina y el Caribe (PTLAC) se reunió la mañana de ayer, convocada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y dio su respaldo a Brasil, que ocupa la presidencia del grupo de las 20 economías más desarrolladas del mundo (G20), a fin de avanzar hacia un sistema tributario internacional progresivo que expanda el margen de maniobra fiscal y explore alternativas que permitan financiar las medidas para hacer frente a la crisis climática y de pérdida de biodiversidad.
En el comunicado conjunto no se destacó la propuesta de gravar a los ultrarricos, pero la PTLAC votó a favor de que se prepare un plan de trabajo anual que avance en la elaboración de herramientas que faciliten la cooperación tributaria a escalas regional e internacional.

Impostergable, reforma tributaria progresiva

El respaldo de México a esta iniciativa es crucial, considerando que somos el país con la menor recaudación de impuestos a la propiedad en toda la región, equivalente a 0.32 por ciento del PIB, declaró Alexandra Haas, directora ejecutiva de Oxfam México. Agregó que una reforma fiscal progresiva en México es impostergable.

De acuerdo con un estudio de Oxfam México publicado a principios de 2024, al final del sexenio del presidente Andrés Manuel Mópez Obrador, el empresario Carlos Slim acumula 4.48 de cada 100 pesos de la riqueza que se genera en la región.
En tanto, 36 de cada 100 personas en México (unos 46.8 millones de personas) se encuentran en pobreza, de acuerdo con las estimaciones más recientes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.
Los multimillonarios de México obtienen más beneficios

Los beneficios que obtienen los multimillonarios de México a través de contratos públicos palidecen respecto a los ingresos que les representa la explotación de bienes públicos a través de concesiones.

Ambos canales de ingreso, no obstante, sumados a las altas barreras que hay en el sistema financiero para apalancar a nuevos competidores, y al pacto fiscal que permite una alta concentración de la riqueza, dan lugar a un arreglo de poder político y económico en pocas manos, explica Carlos Brown Solà, director de Conocimiento y Justicia Fiscal de Oxfam México.

Ponemos el foco en las concesiones porque sí son una fuente de ingresos alta, muy alta, y constante para estas personas; se complementa con la de las contrataciones públicas, que termina de hacer este arreglo entre poder económico y poder político, explica en entrevista.
Detalla que las empresas de Carlos Slim, Germán Larrea y Ricardo Salinas Pliego –los hombres más ricos del país– siguen siendo las primeras en obras públicas por el diseño de entrada a este mercado; y si bien suman ingresos a estas fortunas, los contratos que han tenido (…) palidecen con lo que se llevan por las concesiones.
Las barreras de entrada a los mercados de obra pública se cimientan sobre un sistema financiero cuyos costos de administración, tasas de interés, primas de riesgos y demás cuotas se vuelven un obstáculo para que más empresas puedan participar, incluso surgir. Esto es causa y consecuencia, acota. La extrema concentración de riqueza en las mismas pocas personas (algunas de ellas con un banco o con participación en uno) les da el margen para participar en obra pública, pues el acceso a apalancamiento tampoco es para todos, comenta.

De acuerdo con en el lanzamiento de El monopolio de la desigualdad, publicación en la que Oxfam México expone que la falta de equidad en el país tiene como pilar la transferencia de riqueza del Estado a un pequeño grupo de magnates, Brown Solà detalla que esta disparidad para competir se transfiere a las empresas.
’Son muy pocas las firmas que operan obra pública en el país, son contadas las que tienen el acceso al capital que se requiere para poder realizar obras de este calado porque requieren un apalancamiento considerable (…) requieren grandes flujos de efectivo con los tiempos que tarda la administración pública en pagar los contratos’.
Sistema financiero elitista

Sumado a un sistema financiero elitista con el mismo capital productivo, la falta de dientes en los reguladores de competencia ha provocado que la política antimonopolio no se muestre lo efectiva que es en otros países, comenta.
Pero más allá, es en el arreglo fiscal donde permanecen los privilegios de los magnates que cuentan con concesiones de décadas para explotar la riqueza pública.

Faltó audacia a las autoridades de este gobierno federal para modificar el arreglo fiscal actual, confirma. El andamiaje dejado de las reformas de 2013-2014 no nos sirve para lo que estamos viviendo hoy día.
Tiene dos grandes problemas, enfatiza Brown Solà; por un lado es insuficiente para gravar las grandes fortunas del país y por otro tiene una porosidad tal, que en esos huecos se arman las ingenierías fiscales para que los grandes contribuyentes evadan impuestos.

95% de las empresas de México están en poder de las familias más ricas

La concentración del poder económico en México se ha vuelto una herencia familiar y una puerta giratoria hacia el poder político. No hay economía en América Latina y el Caribe, ni de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde tantas grandes empresas estén en manos de tan pocos clanes familiares como la mexicana, muestra un nuevo informe del Banco Mundial.

Cerca de 95 por ciento de las 50 empresas privadas más grandes de México están en poder de las familias más ricas del país y tienen ingresos que equivalen a una cuarta parte del producto interno bruto (PIB), reportó el organismo. Esto resulta en que también sea el país con mayor porcentaje de empresas familiares que cotizan en bolsa, el doble que en el promedio mundial.
Esta economía de herencias familiares se hace evidente en diversas clasificaciones y estimaciones. Las fortunas de los ocho hombres más ricos del México no se enlistan solas.

Carlos Slim Helú y familia, Germán Larrea Mota Velasco y familia, Ricardo Salinas Pliego y familia, Alejandro Baillères Gual y familia, María Asunción Aramburuzabala y familia, Juan Domingo Beckmann Legorreta y familia, Carlos Hank Rhon y familia y Antonio del Valle Ruiz y familia, reporta Forbes en su lista de poseedores de fortunas valuadas en miles de millones de dólares.
Esas ocho familias, vinculadas en algún punto con nombres como Telmex, América Móvil, Telcel, Grupo México, Cinemex, Banco Azteca, Elektra, Tv Azteca, El Palacio de Hierro, GNP Seguros, José Cuervo, Grupo Modelo, Banorte y Maseca, entre otros, tienen una riqueza conjunta de 170 mil millones de dólares.
El meollo alrededor de las empresas de propiedad familiar es la influencia que pueden tener al margen de lo económico, expone el informe Competencia: ¿el ingrediente que falta para crecer?, donde el Banco Mundial reporta que el PIB de América Latina y el Caribe avanzará 1.6 por ciento en 2024, ligeramente por debajo del 2 por ciento proyectado en octubre, y hace un análisis de los factores estructurales que han hecho de la región una de las de más lento crecimiento.

Mayor oposición al fisco y a ser reguladas

El BM recupera tres hipótesis respecto a la función de las familias empresarias en la política. ’Primero, la oposición a cualquier tributo, regulación o medida que afecte adversamente el patrimonio familiar probablemente sea mucho más intensa entre miembros de una familia empresaria que entre gerentes bajo contrato.

’Segundo, las familias corren con ventaja en la política debido a una visión de más largo plazo, en comparación con los gerentes. Si estas familias acuerdan apoyar a un sector político, podrán monitorear su desempeño a lo largo del tiempo de manera más efectiva, premiándolo o castigándolo debidamente.

Tercero, las familias resuelven problemas de agencia tanto en la gerencia como en la política. Las generaciones más jóvenes a menudo ingresan a la política actuando como representantes confiables de la familia dentro de la élite política. El factor de propiedad familiar no es irrelevante, enfatiza.
El organismo expone que, en promedio, en América Latina 22 por ciento de las corporaciones que cotizan en bolsa y 28 por ciento de las empresas de 100 a 5 mil empleados son de propiedad familiar.
La dimensión de poder de mercado que facilita la extracción de rentas no sólo afecta la productividad. Un análisis de más de 300 carteles económicos detectados en América Latina entre 1980 y 2020 halló que al menos 21 por ciento de los casos implicaban productos de consumo básico como azúcar, papel higiénico, trigo, carne aviar, leche y medicinas. México es el mayor número de estos casos, con 15, seguido de Colombia (11) y Brasil (10).

La falta de competencia y un mercado que se había desarrollado como oligopolio ha llevado a que en México alrededor de 40 por ciento de la actividad económica fuera investigada por presuntas prácticas anticompetitivas entre 1993 y 2018, de acuerdo con datos recuperados por el Banco Mundial.
Un buen ejemplo de esto es el sector de las telecomunicaciones en México, donde la concentración y la fijación oligopólica de precios están muy bien documentadas (…) La élite de las telecomunicaciones y los medios ha acudido al cabildeo sistemático en busca leyes favorables y ha utilizado el sistema judicial mexicano para obstaculizar a los reguladores, reporta.

Expertos urgen al próximo mandatario atender las desigualdades en el país

De cara al próximo sexenio, existe una urgencia por atender la serie de desigualdades que persisten dentro del país y que provocan una perpetuidad en los niveles más álgidos de pobreza que hay en México, señalan analistas.

El 74 por ciento de los mexicanos que nacen en los hogares más pobres, no logran escalar de dichos niveles básicamente por la desigualdad en cuanto al acceso a oportunidades se refiere, estima Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY); un tema que las personas que compiten por la presidencia del país no pueden ignorar.

Por ello, el periodo de campañas electorales ofrece la oportunidad de hacer visible la necesidad una hoja de ruta que atienda los pendientes en temas como cuidados, educación, mercado laboral, salud, desarrollo regional, inclusión financiera y pensiones, por mencionar; ya que gran parte de la desigualdad económica que se vive en México es atribuible a la falta de oportunidades generadas por dichos rubros, señala en entrevista para Reporte Índigo, Rodolfo De la Torre, director de movilidad social del CEEY.
’La razón por la cual planteamos el tema de la desigualdad de oportunidades y de movilidad social es porque resulta absolutamente fundamental para cualquier noción de bienestar y de desarrollo, pues hemos tenido una problema para atender estas dificultades por décadas, no es algo coyuntural, es algo estructural, y cada vez que hay un periodo de renovación política se abre la oportunidad de señalar que existe una necesidad urgente por atender estos problemas’, expone De la Torre.
Y es que, aunque durante los últimos cinco años 5.1 millones personas lograron superar el umbral de la pobreza al interior del país, según la estimación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), más de 50 millones de mexicanos registran dificultades para acceder a servicios de salud, y 23 millones no cuentan con una alimentación nutritiva y de calidad, se expone en la medición de la pobreza más reciente del organismo encargado del tema en el país.

Incluso la informalidad laboral, que viven 32.5 millones de trabajadores mexicanos, y los bajos salarios, una condición en la que se ven envueltos más de 30 millones de empleados en el país, acorde a los datos de la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), plantean un escenario en el que la capacidad de avanzar en la pirámide socioeconómica ha quedado cancelada, como lo exponen las investigaciones del CEEY.

Propuestas para la toma de decisiones para combatir la desigualdad y la pobreza

Ante un escenario donde la baja movilidad social y la desigualdad persistente figuran como los grandes paradigmas dentro de los estratos socioeconómicos más bajos del país, el cuerpo técnico del CEEY ha dado a conocer una serie de ideas para poder crear un plan de acción que permita abordar de manera contundente dichas problemáticas.
Al respecto, destacan contar con un marco normativo y legal del derecho al cuidado, o crear y fortalecer servicios domiciliarios que faciliten el cuidado de grupos prioritarios y el autocuidado ante una labor que tiene un peso equivalente a 24.7 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) del país; además de aumentar el presupuesto para el sistema educativo en dos puntos del PIB, y fortalecer los conocimientos básicos mediante un sistema de evaluación que identifique las áreas de mejora, por mencionar.

Incluso, el aumento progresivo del salario mínimo para que en 2030 cubra entre el 84 por ciento y el 108 por ciento de la línea de pobreza alimentaria y no alimentaria, e incrementar el gasto público de salud en 1.5 puntos del PIB, son algunas de las propuestas que el CEEY ha dado a conocer con la intención de que puedan ser tomadas en cuenta de cara a las próximas elecciones por el liderazgo político de México.
’Cuando tenemos campaña presidencial en el país se abre una oportunidad para dialogar temas estructurales, y es crucial colocar este tipo de temas en la agenda pública y política, para que las personas que competirán en las elecciones los adopten e interioricen para atenderlos cuando lleguen al poder’, explica a este medio, Roberto Vélez, director ejecutivo del CEEY.

Entre consensos y selectividad, la postura de las candidaturas

Los directivos del CEEY consideran que este momento resulta decisivo para poder abordar la serie de pendientes que se viven, dentro del país, en materia de movilidad social; aunque existen áreas de oportunidad que podrían depurarse.
Por ejemplo, Roberto Vélez celebra que el tema de la desigualdad ya se aborde de manera explícita por las personas que buscan dirigir México, a pesar de que en los debates, los medios por los que se propone abordarle son contrastantes.
En otro sentido, Rodolfo De la Torre considera que si bien se toca el tema, se hace de manera selectiva, pero sin propuestas contundentes, hasta el momento, para impulsar la movilidad social en el país.
AMLO benefició a empresarios pese a promesa de ‘someterlos’

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que una vez habitando Palacio Nacional sometería o ‘pondría en cintura’ a los empresarios, lo cierto es que la fortuna de algunos millonarios ha repuntado ‘más que nunca’.

De acuerdo con Bloomberg, algunos magnates les ha ido tan bien, desde que López Obrador asumió el cargo a finales de 2018, que la riqueza de los cinco más ricos se ha disparado el doble que la del resto de los latinoamericanos en el Índice de multimillonarios.

Entre los empresarios beneficiados están Carlos Slim y Germán Larrea, las dos personas más ricas de México, ya que han visto sus fortunas más que duplicarse. En total, su patrimonio neto se ha disparado 79 mil millones de dólares con López Obrador.
Al inicio de su mandato, AMLO tildaba al sector empresarial como una mafia e incluso en los mítines de campaña prometió que iba a someterlos tan pronto como pusiera un pie en el Presidencia, pero eso no fue así.
El primero en entrar a la selecta lista de las personas más ricos del mundo es el empresario Carlos Slim, quien se ha convertido en invitado frecuente de Palacio Nacional y ha seguido obteniendo contratos gubernamentales.
Según el índice de multimillonarios de Bloomberg, el dueño de Telmex cuenta con 107 mil millones de dólares y ocupa el número 12 de las 500 personas más ricas del mundo.

Germán Larrea es el segundo hombre más rico en México, ya que actualmente ostenta 41 mil 500 millones de dólares y se posiciona en el lugar número 31. El empresario junto con su madre, Sara, controlan Grupo México, un conglomerado minero y uno de los mayores productores de cobre del mundo.
El tercer magnate más rico del país es el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, quien amasa una fortuna de 15 mil 300 millones de dólares y se posiciona en el lugar 134. A pesar de los desencuentros que ha tenido con AMLO, el líder de Elektra se ha beneficiado este sexenio al ver repuntar su riqueza.
Una veintena de mexicanos poseen una riqueza conjunta de 195.8 mil mdd

La mayor crisis económica mundial en nueve décadas y una inflación que barrió con el poder adquisitivo de los ingresos laborales no hicieron mella en la riqueza de las familias que mantienen el control sobre los grupos empresariales más acaudalados de México.

De acuerdo con el más reciente listado de multimillonarios Forbes –el último que se publica en este sexenio y que fue difundido en abril–, una veintena de mexicanos a nombre propio y de sus clanes posee una riqueza conjunta de 195.8 mil millones de dólares, tan cuantiosa que les hace entrar en la élite de fortunas mundiales que la publicación lista anualmente.

La riqueza de mexicanos listados por Forbes en 2024 superan en 38.9 por ciento los 141 mil millones de dólares que había en manos de 16 personas o familias al inicio de la actual administración.
Hay un incremento en el número de multimillonarios y en el caudal de cada uno, pero esas cifras reflejan algunos movimientos respecto al panorama de 2018.

Por primera vez, la riqueza de Carlos Slim y su familia supera 100 mil millones de dólares, aunque el empresario –quien llegó a ser el hombre más rico del mundo– ya no se encuentra entre los 10 primeros del listado global.
También, a lo largo de esos seis años, nuevos nombres se anclaron en la relación, como el de los hermanos Coppel Luken, mientras otros desaparecieron, como el de Emilio Azcárraga Jean, quien era dueño de la televisora más grande del país.
Independientemente de los cambios a lo largo de la tabla, las constantes son los nombres Carlos Slim y Germán Larrea encabezando la primera y segunda fortunas más grandes de México.
La bonanza entre las élites no es exclusiva de México. Los mercados bursátiles mundiales hacen caso omiso de la guerra, el malestar político y la inflación persistente. Ahora hay más multimillonarios que nunca:

2 mil 781 en total, 141 más que el año pasado y 26 más que el récord establecido en 2021. Son más ricos que nunca, con un valor agregado de 14.2 billones de dólares, 2 billones de dólares más que en 2023 y 1.1 billones de dólares más que en 2023, inicia la publicación.
Carlos Slim, líder de América Móvil, alcanzó una fortuna de 102 mil millones de dólares en el listado de este año, un incremento de 52 por ciento respecto a los 67.1 mil millones estimados por Forbes seis años atrás. Germán Larrea Mota Velasco, al frente de Grupo México, vio aumentar su riqueza de 17.3 mil millones de dólares a 27.9 mil millones de dólares en el mismo periodo, un repunte de 61.3 por ciento.
Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas –conglomerado conocido por los litigios que ha iniciado contra el pago de presuntos adeudos fiscales y que de acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria suman 63 mil millones de pesos–, vio aumentar su riqueza 88.7 por ciento, al pasar de 7.1 mil millones de dólares a 13.4 mil millones en seis años.
El cálculo de Forbes exhibe que con 28 por ciento de ese monto podría liquidar el crédito que el fisco mexicano le reclama.

Las fortunas de Slim, Larrea y Pliego –las tres más grandes del país, de acuerdo con Forbes– tienen en común que su principal empresa está fundada en concesiones de bienes públicos, como el espectro radioeléctrico y las minas. Como ejemplo están Telmex, Grupo México y Tv Azteca, respectivamente.

Sobre este punto, un informe de Oxfam México publicado en enero enfatizó que la extrema desigualdad que hoy vive México es resultado de transferencias masivas de riqueza del gobierno mexicano a un pequeño grupo de magnates que se han beneficiado de privatizaciones, concesiones, licencias y permisos.
Detrás de Slim, Larrea y Pliego, la fortuna de Alejandro Baillères Gual y familia –antes listada con el nombre de su padre, Alberto Baillères González– se redujo 24.3 por ciento, al pasar de 10.7 mil millones de dólares a 8.1 mil millones. La de María Asunción Aramburuzabala y familia pasó de 5.9 mil millones a 6.3 mil millones, un incremento de 6.8 por ciento.
Juan Francisco Beckmann Vidal, de Grupo Becle y la marca José Cuervo, salió del listado, pero entraron sus herederos Juan Domingo y Karen Virginia Beckmann Legoretta. El patrimonio que lidera el primero se redujo 19.3 por ciento, al pasar de 5.7 mil millones de dólares a 4.6 mil millones de dólares y el de su hermana se estima en 3.2 mil millones hasta el 8 de marzo, cuando Forbes hizo los cálculos.

Carlos Hank Rohn y familia, con un negocio central en la banca, vieron cómo su fortuna se disparó 120 por ciento, al pasar de 2 mil millones de dólares a 4.4 mil millones. Antonio del Valle Ruiz y familia la vio aumentar de 3.4 mil millones a 3.5 mil millones, un avance de 2.9 por ciento, y Rufino Vigil González de 1.4 mil millones a 3.4 mil millones, con un incremento de 142.9 por ciento.
Hay nombres que también seis años atrás estaban en el listado de Forbes: la riqueza de Roberto Hernández Ramírez no se movió de 1.9 mil millones de dólares. La de David Peñaloza Alanís, de Pinfra, pasó de 1.3 mil a 1.8 mil millones de dólares; y la de Alfredo Harp Helú tampoco se modificó, al mantenerse en 1.2 mil millones.

Entre las fortunas listadas en 2024 que no tienen un comparativo directo con 2018, se encuentran la de Fernando Chico Pardo, valuada en 3.3 mil millones de dólares; las de los hermanos Coppel Luken, que en suma alcanzan 7.6 mil millones de dólares, y las de Fernando Espinosa Abdalá y Leopoldo Espinosa Abdalá –vinculados al mercado de medicinas–, con 3.2 mil millones.
Para calcular el patrimonio neto, Forbes utilizó los preciosde las acciones y los tipos de cambio del 8 de marzo de 2024. /PUNTOporPUNTO

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Texto integro: Latinoamerica padece Mayor DESIGUALDAD; con López OBRADOR

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.